Los miembros de la red escriben…

 

prueba blog

Viernes 7 de Junio de 2019

La felicidad… una televisión de 47 pulgadas

Héctor Colunga Cabaleiro, director Mar de Niebla-Asturias

Miembro de la Junta Directiva de REDAPS

Recuerdo aquella noche como si fuera hoy. Estábamos disfrutando de una rica cena en un mexicano de Barcelona. La conversación iba ganando profundidad pseudointelectual entre plato y plato. En ese momento un amigo suelta esa gran perla… “para mí la felicidad es una televisión de 47 pulgadas”. Lejos de parecer una broma, su argumento era expresado con la serenidad de alguien que cree y se cree lo que está diciendo. Ese día me hizo pensar mucho. ¿Cuánta gente puede sentir y vivir la vida soñando con teles de 47 pulgadas?…

Cuando pensamos en la educación, nuestro imaginario colectivo nos lleva directamente a construir una escuela, visualizar un libro de texto o evocar la voz de un profesor o profesora. Pensamos en ecuaciones, capitales del mundo o elementos de la tabla periódica. Queremos que niños, niñas y jóvenes sean los mejores  y sepan mucho para tener un buen empleo y poder comprarse una casa, un coche… ¿y una tele de 47 pulgadas?

A mí me gusta pensar en dónde está el alma y la intencionalidad de las cosas, de los procesos… ¿Dónde está el por qué, el para qué y el cómo? Y me niego a entender la educación como un proceso instrumental que busca generar seres individuales alejados del pensamiento crítico o de un enfoque hacia el bien común.

Quizás lo que en muchas ocasiones nos falte es entender la educación como un gran universo donde deben convivir multiplicidad de agentes, caminos, experiencias y oportunidades. Donde la comunidad juegue un papel referente y no testimonial. Donde se potencie el descubrimiento. Un universo infinito que también fortalezca nuestras competencias colectivas de ciudadanía. El sistema educativo tiene ese gran reto, esa gran tarea y responsabilidad.

Aquí es donde quiero poner de relieve el papel que jugamos las entidades, las asociaciones, fundaciones… la sociedad civil organizada, el tercer sector. Y dentro de todo el tipo de entidades que pueden existir, sobremanera aquellas que tienen base arraigada en el territorio, organizaciones que forman y conforman la realidad comunitaria de su entorno. Es en estos espacios donde se contribuye a vertebrar esas competencias colectivas ciudadanas. Pero veamos algunas.

Uno de los grandes retos que vivimos, y que el sistema educativo debe contribuir a resolver, es la convivencia. El entender y aprender que la diversidad enriquece, fortalece y ayuda a construir respuestas distintas. Vivir en una realidad homogénea no estimula la innovación, la cohesión o la proactividad. ¿Nos suenan algunas de estas palabras?… son factores claves en algo que nos encanta poner en negrita: el emprendimiento. Una cultura (o práctica) que solo se estimula desde la capacidad de acción que tenemos las personas, desde la experimentación, desde la resolución y transformación de aquellas cosas que pensamos se pueden mejorar.

Pero no se trata solo de convivir y tener capacidad de acción, algo que en muchas ocasiones nos sorprende es cómo hemos desaprendido a organizarnos. Tendemos cada vez más a esperar que las soluciones nos vengan dadas, que Google o Amazon nos ofrezcan el producto que nos resolverá todo. Una sociedad debe ser proactiva, y para ello debe entender y vivir con naturalidad la búsqueda de consensos, el trabajo en equipo, la mirada procesual. Debemos querer, poder y saber que se pueden hacer cosas; y para ello se necesita organización.

¿Por qué ocurren las cosas? ¿Por qué se pagan impuestos? ¿Cómo llega una camiseta a la estantería de una tienda? ¿Por qué hay más de un 20 % de personas en riesgo de exclusión y pobreza en nuestro país?… Todo tiene explicación. Todo puede ser respondido. Sin dudas, sin capacidad de replantearse lo que vemos y vivimos, nunca se podrán estimular muchas de las cosas que queremos que niños, niñas y jóvenes hagan en un futuro. Ese pensamiento crítico es vital para no vivir en un matrix manipulado. Es un elemento de protección en una realidad que va tan rápida que no nos permite disfrutar del maravilloso viaje que es la vida.

Estas son solo algunas de las competencias colectivas ciudadanas que desde las entidades día a día intentamos fortalecer. Un pequeño granito de arena a nuestro sistema educativo construido desde la educación no formal. Un trabajo que si se protegiera, potenciara y cuidara seguro que haría entender que la felicidad no es una televisión de 47 pulgadas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s